ZIQUÍTARO, FIESTAS PATRONALES 012. CELEBRACIÓN CENTRAL

Ziquítaro, fiestas patronales 012. Celebración central

Martínez Campos, 17/I/012

GUIA

FIESTA A LA GUADALUPANA

EN ZIQUÍTARO

SilvianoMartínez Campos

ZIQUITARO. Municipio de PENJAMILLO- En el marco de un templo y una plaza embellecidos, profusión de flores, cohetes, banda de música versátil, baile popular y peregrinaciones desde los barrios, se llevó a cabo la fiesta patronal este día 12, en Ziquítaro, una de las comunidades más grandes del municipio.

Aun cuando con menos visitantes de procedencia norteamericana, según opiniones, la fiesta patronal congregó sin embargo a jóvenes y adultos con raíces en esta tenencia del Occidente michoacano.

El templo lucía un nuevo rostro, luego de que el joven párroco Manuel Vázquez Rubio emprendió la obra de construcción de un atrio, original, embellecido con corredores amplios, bancas para el descanso de los fieles y canceles con artísticos vitrales.

La plaza, a su vez, con el piso de sus corredores totalmente renovado, las zonas jardinadas puestas al día, y kiosko y bancas remozadas, luego de que las autoridades locales, encabezadas por el jefe de tenencia saliente J.Trinidad Roa motivaron el interés de los residentes, y sus faenas en casos, para renovar totalmente el jardín.

Profusión de flores y cohetes, pues, como regalo a la Virgen de Guadalupe, la patrona; pero a pesar de esto, habría de afirmar un día antes el párroco Vázquez Rubio, el mejor regalo a la Guadalupana, es revalorar conductas, actitudes y sobre todo la fe.

Y durante la homilía de la misa central del día 12, el presbítero Sergio Guerra, del Seminario de Zamora, habría de subrayar la importancia de la devoción particularmente de la Virgen de Guadalupe, en la historia de México.

TODO AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD

Pero lo que la Virgen pide ahora a esta comunidad, es lo mismo que pidió a Juan Diego, el hacerle un lugar dentro de sí, y “todo lo que nosotros realicemos, sea precisamente para beneficio de esta comunidad”.

A su vez y luego de terminada la misa, el padre Sotero Fernández, residente en Churintzio y quien era vicario en la parroquia de Penjamillo, hará 56 años cuando se colocó la primera piedra para el templo nuevo, rememoró aquel episodio, recordando que un día antes de aquel 12 de enero, jóvenes ziquitarenses trajeron arena del Cerro del Metate, para afianzar la dicha piedra.

La misa central el día 12, presidida por el padre Sergio Guerra, fue muy concurrida. Sin embargo, se notaba la presencia mayoritaria de personas mayores, contrariamente a la serenata o verbena popular por la noche, donde predominaba la gente joven, muchos de ellos, muchachas y muchachos, hijos de migrantes mexicanos residentes en los Estados Unidos.

El sacerdote zamorano, director espiritual del seminario, recordó que con la Virgen de Guadalupe nace nuestra patria, porque dijo: “ Si nosotros ponemos atención en la imagen, vamos a ver que se trata del rostro de una muchacha mestiza. Tiene sus raíces en la cultura que había aquí en nuestro querido México, desde antes de la Conquista. Y tiene rasgos también de ese otro pueblo que fundido con las raíces indígenas, forma nuestra patria: el pueblo español.”

Recordando su origen, recordamos que ella cundo se presenta a aquel hermano nuestro, Juan Diego, ahora santo, qué es lo que le dice:” veo la situación en la que están”.. Nuestro pueblo en esos momentos sufría mucho. Un pueblo desconcertado, que no sabía qué pasaría con él. Se nos cuenta que J. Diego iba de su tierrra, a México, a oír la Palabra de Dios y ella dijo quiero que me construyan en este lugar un sitio desde donde yo pueda escucharlos, consolarlos.

Tuvieron qué superarse muchas dificultades para que México fuera una comunidad, que unió a diversos pueblos; pero ahora la Virgen nos pide, a esta comunidad, lo mismo que a Juan diego; hazme un lugar en ti, y que todo lo que nosotros realicemos, sea precisamente para beneficio de esta comunidad.

No estamos solos, expresó. Y ante nuestra situación, necesitamos poner en práctica lo que la Santísima Virgen siempre nos eta recordando, que estamos protegidos por ella.

El día 11, la víspera de la fiesta central, el párroco recibió la última peregrinación, correspondiente al barrio de El Mirador. Durante la misa, por la tarde, hizo referencia a que todos los barrios acudieron con mucho entusiasmo, en medio de muchas manifestaciones de fe.

Pero puesto que María es un don, un regalo inestimable de Dios a la humanidad,, el ser humano ha de ser también un regalo inestimable para sus hermanos

Pero para ello, se requiere hacer una revaloración de nuestras vidas, de nuestras actitudes, de nuestros deseos e incluso de nuestra fe.

Seguir a la Virgen María es andar en buenos pasos. Flores, sí, pero hacer que nuestra vida florezca en obras buenas, que seamos un catecismo viviente, o sea que hablemos de Dios con nuestras vidas.

Y el día 12, luego de la misa central, el párroco de Ziquítaro informó a la comunidad presente sobre el balance de entradas y salidas de las donaciones en efectivo, por barrios, de 71, 140 pesos. Y recibido en dólares, 1,867 (24,531 pesos). Todal de entradas, 95,671 pesos. Y gastos, que desglosó en música, cohetes, etcétera, 57,700 pesos. Quedan 37,971 pesos.

+++++

LA HOMILIA:

PRESBÍTERO SERGIO GUERRA

Nos sentimos muy contentos en este medio día, porque esta comunidad le da gracias a Dios por la santa patrona que nuestros mayores nos han dejado..Y al celebrar a la SantísimaVirgen de Guadalupe, podemos ver que siempre es muy buen tiempo para dar gracias a Dios. Desde hace más de un mes, en todo México hay mucha alegría, y más cuando en una comunidad se le tiene como el centro de comunión, como el centro de unidad. Casi no hay un hogar, podemos decir, que no hay un hogar mexicano, donde no haya una imagen de la Santísima Virgen de Guadalupe. Y en todas partes donde hay un mexicano, allí está.

Si nosotros nos preguntamos por qué queremos tanto a la Santísima Virgen, vamos a descubrir que es porque con la Santísima Virgen de Guadalupe, nace nuestra patria. Si nosotros ponemos atención en esta querida imagen, vamos a ver que se trata del rostro de una muchacha mestiza. Tiene sus raíces en la cultura que había aquí, en nuestro querido México, desde antes de la conquista.

Y tiene también rasgos de ese otro pueblo que fundido con las raíces indígenas, forma nuestra patria: el pueblo español.

Y podemos decir que con la Santísima Virgen de Guadalupe, es como comienza esa historia de nuestra patria.Y vemos como en todos momentos de la vida de nuestra patria, allí está acompañándonos la Santísima Virgen.

Recordando su origen, consideremos cómo ella, cuando se presenta ante aquel hermano nuestro, Juan Diego, ahora santo, ella qué es lo que le dice: veo la situación en la que están. Nuestro pueblo en esos momentos, sufría, sufría mucho: un pueblo desconcertado. Era un pueblo que no sabía qué pasaría con ellos. Y se nos cuenta que Juan Diego iba de su tierra precisamente a México, para oír la Palabra de Dios.

Es entonces cuando ella le dice: quiero que me construyan en este lugar un sitio desde donde yo pueda escucharlos, desde donde yo pueda enjugar sus lágrimas, desde donde yo pueda consolarlos.

Y si ella quería un lugar entre nosotros, no era precisamente como un lugar de honor. Ella quería estar muy cerca de sus hijos. Juan Diego considera que la Santísima Virgen le está pidiendo algo que él no está acostumbrado hacer. quiero que vayas a ver al obispo y le comuniques mi deseo.

Señora, yo no estoy acostumbrado a andar en esos lugares. Anda. Como que esta es la primera tentación, cuando se nos pida, cuando Dios nos pida; pero la Santísima Virgen le asegura: ten en cuenta que muchas personas quisieran estar en tu lugar y muchas harían con mucho gusto lo que yo te pido. Yo quiero que por tu medio se realice mi deseo. Y es entonces cuando Juan Diego comienza a dar aquellos primeros pasos. No fue nada fácil, si nosotros comenzamos a tratar dever al principio el sitio que quería la Santísima Vírgen para formar nuestro pueblo, nuestra patria.

Desde un principio hubo mucas dificultades para que nuestro México empezara a dar pasos como una comunidad formada por muchísimos pueblos diferentes y que unidos por ella, forman ahora nuestra Patria. Muchas, muchas dificultades tuvieron qué superar, o mas bien muchas dificultades que tienen qué superar. Pero allí está la Santísima Virgen en medio de su pueblo en nuestra historia.

Pensemos nosotros qué será lo que nos pide ahora la Santísima Virgen, a esta comunidad que la tiene como santa patrona, como centro de su unidad. Qué es lo que nos pide, lo mismo que le dijo a Juan Diego: hazme un lugar en tu vida. Y todo lo que nosotros realicemos, que sea precismente para beneficio de esta comunidad. Podemos estar seguro que todas las preocupaciones, todos los trabajos, todo aquello que se nos hace difícil para vivir, lo que ella quiere siempre está también bajo su protección.

Recuerdan ustedes como cuando la Santísima Virgen le dice a Juan Diego que vaya con el señor obispo para hacer realidad lo que quiere, hay un momento en que él (Juan Diego) está muy preocupado por la salud de su tío. Y la Santísima Virgen le recuerda que todo esto está bajo mi cuidado, ten confianza: ¿No estoy yo aquí que soy tu madre?.

Así que ahora en este tiempo también la Santisima Virgen nos pide que nosotros participemos, que nosotros colaboremos, que nosotros hagamos aquello que sea necesario para que ella esté realmente en medio de nosotros, conscientes de que en ningún momento nos deja solos. Hermanos, que esta fiesta fortalezca nuestra fe. Es acción de gracias por todo lo que el Señor nos concede, desde la otra fiesta, sobre todo, hasta ahora. Por que no perdamos de vista que en la situación en que nosotros vivimos, no estamos solos. Pero necesitamos poner en práctica precisamente lo que la Santisima Virgen precisamente nos está recordando.

Veiamos en el Evangelio cómo la Santísima Virgen se fue a la montaña para visitar a su prima santa Isabel. Esa misma disposición es la que nuestra señora la Virgen de Guadalupe nos manifiesta constantemente.

Por eso, en los momentos trabajosos de la historia de nuestra patria, podemos ver nosotros cómo se toma el estandarte de la Santisima Virgen para recordarnos que formamos un pueblo protegido por ella.

Pidamos pues a nuestra señora, que así como ha acompañado constantemente a nuestro pueblo, siga también manifestándonos ese amor, ese amor que nos recuerde que todos somos hermanos y que todos necesitamos ir construyenco nuestra comunidad, preocupándonos por cada una de las personas que forman parte de ella.

Pues vamos a continuar nuestra eucaristía, pongámonos de pie para hacer nuestra profesión de fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s